Nuestro Blog

El tropicalismo del poder

El tropicalismo del poder

  • 5 junio, 2017
  • admin
  • Comentarios desactivados en El tropicalismo del poder

Nunca hemos podido entender qué se logra al prohibirle a las gentes que usen sus vehículos particulares en un día hábil, precisamente a mitad de semana, como si se tratara de causar la mayor incomodidad posible.

No se necesita ser un genio para entender lo que se pretende probar: menos carros: menos trancones, menos polución, menos contaminación y menos accidentes; pero tampoco se necesita ser demasiado inteligente para demostrar el perjuicio a los comerciantes honrados que pagan sus impuestos y en general a los ciudadanos que verán alteradas sus rutinas por el tropicalismo de una medida carente de toda razón.

En el mundo moderno somos ahora cabeza, tronco, extremidades y carro, pues el crecimiento de nuestras ciudades generó esta modificación y ello explica el por qué quien puede compra un carro y quien no, comprará una motocicleta, pues todos anhelamos poder movilizarnos con autonomía e independencia.

Bucaramanga no cuenta con un servicio público de transporte eficiente; no es una ciudad cómoda para el transporte en medios alternativos como la bicicleta y si no, intente subir en una de ellas de la alcaldía municipal a cabecera y verá cuales son las dificultades; por otro lado, los seres humanos de hoy hemos perdido la capacidad de andar largas distancias a pie.

Como siempre ha sucedido, se perjudicarán todos aquellos negocios que viven de prestar servicio a los vehículos: gasolineras, talleres de mecánica, monta llantas, lavaderos de carros, ventas de lujos para automotores, etc.

Lo sentirán también los comerciantes pues ante la imposibilidad de usar sus vehículos, las gentes se abstendrán de movilizarse y las ventas disminuirán, hasta en un 77%, así como se registró con el mismo ensayo que se hizo el año pasado; se perjudicarán todos aquellos que por razón de su oficio deberán utilizar un vehículo, si éste constituye la base de su trabajo; en fin, son más los perjudicados que los únicos beneficiados que serán los taxistas que se convierten en esenciales durante ese día.

Siempre hemos creído que este tipo de medidas folclóricas pertenecen al tropicalismo administrativo con que se manejan algunas instituciones oficiales que como no pueden hacer prohíben.

Fotografía: www.gentedecanaveral.com

Etiquetas: