Nuestro Blog

La corrupción en la salud

La corrupción en la salud

  • 26 septiembre, 2017
  • admin
  • Comentarios desactivados en La corrupción en la salud

El sistema de Seguridad Social integral considera que si un trabajador sufre un problema de salud y no puede laborar, debe percibir con cargo a la EPS un auxilio económico que le permita solventar sus necesidades.

El llamado a pagar inicialmente este auxilio es el empleador, a fin de que el trabajador no se perjudique y luego hace el recobro a la entidad respectiva.

Desde la existencia del modelo, el empleador cancelaba al trabajador y luego cuando debía cubrir los aportes deducía lo pagado y de esa manera nunca se perdía un solo peso; sin embargo, por oscuros intereses, se logró que, mediante Ley de la República, se cambiara el modelo y entonces hay que presentar cuenta de cobro para el reembolso y ahí fue Troya.

Empezaron las glosas; no reembolsaban porque años atrás se pagó el aporte con un día de mora o hacían los reembolsos retardadamente sin explicación alguna.

Cuando apareció la Ley de Habeas Data que estableció como absolutamente reservadas las historias clínicas, empezaron a exigir que para el reembolso había que presentar la epicrisis y como el trabajador tenía derecho a no hacerlo y se negaba a entregarla, de esa manera, alegando que no presentaron la documentación total, niegan el reembolso.

La historia clínica es reservada, pues nadie está obligado a exhibir sus enfermedades y cuando yo entrego el documento, al minuto lo conoce todo el departamento de personal, luego el de contabilidad, recepción, la empresa entera y si se descuida hasta el barrio.

Mientras que en materia de salud las EPS niegan los tratamientos, pareciera con la esperanza de que el enfermo se muera y así se ahorran la platica, en materia de dinero tratan de obstaculizar el pago hasta que el acreedor se canse y se olvide del tema y de esa manera la cantidad que se apropian es significativa.

El gobierno como siempre, ciego, sordo y mudo, pues como por eso no pueden cobrar impuestos, que las gentes se defiendan como puedan, lo cual hace que los dueños del sistema de salud engorden plácidamente.

Si es corrupta la justicia, ni se diga el modelo de salud.