Nuestro Blog

Lo particular sobre lo general

Lo particular sobre lo general

  • 4 octubre, 2017
  • admin
  • Comentarios desactivados en Lo particular sobre lo general

En Colombia, un grupo de setecientas personas logran interferir en las actividades sociales de cuarenta y cinco millones, sin que pase absolutamente nada.

Los pilotos de Avianca lo están demostrando; entraron en un paro para que les acepten las peticiones desmedidas contenidas en un pliego de peticiones que no es otra cosa que una carta al “Niño Dios” en la cual pueden más los caprichos de un sindicato que las reales necesidades del colectivo laboral; para la muestra la simple petición de aumento salarial en apenas un modesto 60%.

El transporte aéreo es un servicio público esencial y por lo tanto en él no deben hacerse paros de ninguna especie; solo que en este país por la debilidad del Estado, pueden más las vías de hecho que las de derecho.

Pues bien, los directivos de la empresa acudieron a la Ley para que se decrete la ilegalidad del paro con las consecuencias que ello implica, como la cancelación de la personaría sindical y el despido de quienes participaron en él.

El problema es que reclamar justicia en este país es un auténtico “parto de mula”, pues desde mucho tiempo ha hecho carrera la costumbre burocrática de hacer difícil lo que está legislado como fácil.

Esto debe resolverse en un plazo máximo de 10 días hábiles, contados desde la presentación de la demanda; solo que en Colombia los términos corren para las partes, pues los falladores suelen tomarse los que les venga en gana; por eso dudamos se cumplan los plazos en este primer paso del “viacrucis” que continuará con la determinación de quienes participaron en el movimiento, para despedirlos abriéndose la puerta para que en 4 o 5 años otro juez diga que así no era y ordene los reintegros respectivos.

La sola notificación de la demanda puede complicar lo suficiente para que el plazo se corra por lo menos un mes; eso, sin ponerle palos a la rueda, que será lo más probable y entonces pasará un tiempo largo sin que se vea un resultado final.

Cuánto nos gustaría estar equivocados; eso nos devolvería la fe en la justicia.

Fotografía: www.eltiempo.com

Etiquetas: