Nuestro Blog

Nos declaramos Francisquistas

Nos declaramos Francisquistas

  • 8 septiembre, 2017
  • admin
  • Comentarios desactivados en Nos declaramos Francisquistas

Muchas personas no aceptan la forma como la iglesia católica, apostólica y Romana está establecida como institución humana, pues siempre les ha parecido inconcebible que ésta le dé prioridad a un Dios que no necesita nada, según ellos lo predican, dejando en segundo plano al hombre que necesita todo, hasta el apoyo moral y religioso.

Tampoco comparten los métodos que ha ideado a lo largo de la historia tratando de imponerse como la portadora de la única verdad, mucho menos ahora que ésta es relativa y cada cual tiene el derecho de manejar la suya propia, reclamando el que se le acepte, independientemente de lo que piense, siempre y cuando se comporte como una persona de bien.

Se le critica la incoherencia entre lo que algunos predican, para que todos hagan y lo que sus pastores hacen, pues no encuentran la consistencia que deben tener para darle fuerza a sus enseñanzas.

Esa incongruencia entre lo dicho con lo hecho, compartida por muchas personas, ha existido siempre, hasta que apareció Francisco quien empezó a dar ejemplo: viviendo una vida acorde con lo que predica, manejando una pobreza que atrae por su sencillez, hablando de la necesidad de una iglesia, primero y ante todo para el hombre.

Predicando la necesidad de ir juntos a pesar de las diferencias, incluyendo a todos especialmente a quienes eran rechazados e incluso a quienes profesan credos diferentes, afirmando que “…la iglesia resplandece cuando es misionera, acogedora, libre, fiel, pobre de medios y rica en amor”.

Francisco es un pastor que entiende al hombre y sabe que es partiendo de él como se debe llegar a Dios, lo cual desde luego incomoda a la derecha eclesiástica. “…lo importante son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida digna lejos de la pobreza, el hambre y la guerra”.

Eso y muchísimas otras cosas más, hacen que a pesar de todo, admiremos al Papa Francisco y por eso alegra que nos visite, pues no hay nada más gratificante que recibir a quien hoy está sirviendo de modelo para tratar de encontrar una sociedad más justa, equitativa y digna.